ESCAENFRDE
Actualidad

Actualidad

Volver

Decoding Coffee: El decálogo para identificar el espresso perfecto

3 min.

En el concepto Decoding Coffee, Cafès Cornellà ha elaborado un decálogo que permite identificar de forma básica la calidad del espresso en una cafetería.
Este decálogo reúne los 10 puntos clave para identificar un buen espresso en tu cafetería habitual.

  1. Siempre tiene que tener crema, tanto si se sirve con o sin leche. Un buen espresso tiene que estar cubierto por una crema densa, ya que esta contiene los aceites esenciales del grano de café y en ella se concentra todo el aroma. La base cónica de la taza ayudará que la crema se mantenga.
  2. En el caso de un preparado con leche, la espuma de la leche aporta dulzura a la bebida. La espuma debe estar bien equilibrada con la crema del espresso.
  3. Visualmente, el color del espresso es color avellana, con una textura cremosa sin burbujas; si aparecen burbujas es que ya no conserva todos los aromas.
  4. El aroma es una parte muy importante del espresso. Si es de buena calidad, destaca por su riqueza, persistencia e intensidad.
  5. El sabor equilibrado con un sutil toque de acidez y un agradable sabor retronasal que perdurará en el paladar unos 15 minutos.
  6. Un espresso son 2 tragos. A partir de esta cantidad de líquido se añadirán, si es necesario, la leche o los ingredientes necesarios para confeccionar bebidas elaboradas.
  7. La fórmula: 25 mililitros de agua caliente a 90 ºC atraviesan una pastilla compacta de 7 gramos de café molido a 8,5 bar de presión en 25 segundos.
  8. En caso de que se añada azúcar, una vez se incorpora y se remueve, se debe tomar rápidamente ya que se rompe la crema y los aromas desaparecen rápidamente.
  9. El espresso no tiene que ser maridado con ningún otro ingrediente. En las cafeterías lo suelen servir con una galleta o chocolatina, pero se trata de un simple detalle del establecimiento.
  10. La relación calidad precio no existe. El precio no debería influir en la calidad de un espresso: solo un 5 % del precio que pagamos es por su origen y otro 5 % por el tostador. El resto del precio corresponde a los impuestos y al establecimiento.